martes, 13 de enero de 2009

Lo descubrí: no soy friki

El término friki significa extraño o raro. Pero, últimamente, esta palabra se utiliza para designar a aquellas personas que no comparten las mismas aficiones que uno mismo. Así pues, el término se ha ido malempleando para descalificar a aquellos que hacen lo que les gusta, ya sea disfrazarse en carnaval, jugar a la consola o cantar en karaokes.

Todos, absolutamente todos, hemos recibido esta adjetivación, fruto de esta mala utilización. Yo misma pensaba que al tener algunos gustos sobre televisión no compartidos con la mayoría de la población, me estaba volviendo friki. Pero hoy todo ha cambiado: no he pillado una broma que contenía al protagonista de Star Treck porque no sabía su nombre real. Por lo visto, no ser friki me arrebató una carcajada.

1 comentario:

Albert Galceran dijo...

Pequi Sue, amb això m'estàs dient que la meva afició a l'òpera no pot considerar-se "freakisme", no? Em quedo més tranquil, encara que hi haurà un munt de gent que discreparà, segur...